La Coctelera

Categoría: Cocina VEGANA: como te dé la gana!!

Cocina VEGANA: como te dé la gana (rebanadas de alcachofas)

Ayer improvisamos un plato para la cena, y nos quedó muy rico. No pude evitar sacar la cámara, plasmarlo y dedicarle un post... ¿Nunca habéis hecho una receta riquísima, con sobras que teníais en casa? Pues éste es ese caso. Pienso repetirlo y perfeccionarlo...

Rebanadas de alcachofa.

Ingredientes:

- Una cebolla, o media si es grande

- Corazones de alcachofa (yo tenía de lata)

- Algunas hojas frescas de espinaca

- Mayonesa vegana, sojanesa, veganesa (en fin, ya sabéis...)

- Sal

- Aceite de oliva

- Vino blanco

- Pan

Preparación:

Picar la cebolla y echarla en la sartén con un poco de aceite caliente. Mientras, cortar los corazones de alcachofa en rodajitas, y añadirlo junto a la cebolla antes de que ésta empiece a dorarse. Salar al gusto y remover de vez en cuando para que no se pegue.

Cuando estén hechecitas, echar un chorrito de vino blanco, y bajar el fuego, para que se mezclen los sabores lentamente. Apagaremos el fuego cuando el vino se haya evaporado.

Untar la mayonesa vegana en el pan, y colocar las hojitas de espinaca. Por último, se añade el sofrito de alcachofas por encima y listo. Podéis ponerle alguna especia, como orégano o tomillo, aunque sin nada también están muy buenas.

Es muy rápido de hacer, resuelve una cena en un momento, que aproveche!!!

Cocina VEGANA: como te dé la gana!! (Agua de panela)

¡¡La primera bebida de esta sección!! ¡Yuju!

Tomé agua de panela por primera vez en una merienda, en casa de una amiga colombiana (gracias desde aquí). En esa ocasión, nos la preparó calentita, acompañada de arepas con margarina y mermelada, aunque es una bebida que puede servirse fría, como la preparé yo anoche.

La panela es conocida como el azúcar más puro, se obtiene de la evaporación del jugo de caña, a altas temperaturas, hasta que se obtiene una melaza muy densa y se solidifica en moldes con forma de cubo. Es muy usada en los países de América Latina.

Se usa como edulcorante, en refrescos, chocolates, postres, galletas..., y tiene propiedades balsámicas y expectorantes (si cogéis un catarro, tened cerca agua de panela bien caliente). Además, al ser puro hidrato, nos puede aportar un subidón de energía cuando estemos agotados. Tiene sobre todo vitamina A, y minerales como calcio,
hierro, potasio, fósforo, magnesio, cobre, zinc y manganeso (5 veces más minerales que el azúcar moreno y 50 más que el blanco).

Para preparar agua de panela:

Ingredientes:

- Panela (se vende en bloques, para preparar dos vasos generosos, hace falta algo sí como una nuez grande, o quizás un poquito más, dependiendo del gusto de cada uno, es encontrarle el punto)
- Limón
- Agua (algo más de medio litro, para dos personas)

Preparación:

La panela tiene que disolverse en el agua. Si es caliente, hay que ponerla a hervir en un cazo, y añadir la panela, se hace enseguida. Si la queréis fría, se deja enfriar o directamente se disuelve en agua fría (aunque puede que tarde más tiempo en disolverse). Añadir zumo de limón, según se quiera, y lista.

Si es fría, se puede servir con cubitos de hielo, o recién sacada de la nevera.

Yo prefiero tomarla caliente, será que la probé así por primera vez, y con mucha panela, la que hice añoche me salió más bien clarita, no os voy a mentir... ¡ya le encontraré el punto!

Cocina VEGANA: como te dé la gana (ensaladilla rusa)

Según el Trivial Pursuit, la ensaladilla rusa tiene, en realidad, un origen español, qué lo sepáis. Aunque bueno..., la fuente no es la más fiable que digamos, y además, yo hablo de un Trivial de 1989, que puede que nuevas investigaciones científicas hayan demostrado ya, que la ensaladilla rusa, es 100% rusa.

Aunque ya da igual, la cosa es que es un plato típico español, presente en todos los bares y chiringuitos. A parte, es que viene genial para casi cualquier ocasión, la metes en un tupper y hala, a comer en el parque al solecito; o sobre unas tartaletas para una cena con invitados (esto último, mis invitados saben que nunca lo he preparado...pero se me ha ocurrido).

Por supuesto, y por si alguien lo dudaba,la receta es una versión vegana de la ensaladilla tradicional. A ver si os gusta, adelanto que me salió estupenda,que tengo un testigo...

Ensaladilla rusa vegana

Ingredientes: (en las cantidades de cada cosa no me meto mucho, que es una cosa muy personal, por decir algo)

- Una bolsa de ensaladilla rusa congelada (sí, sale más rica si las verduras las preparais vosotros, pero "la vida moderna"es lo que tiene)

- Media lata de maíz dulce

- Pimientos rojos (de lata, si no, hay que prepararlos)

- Aceitunas sin hueso (negras o verdes, lo que haya)

- Mayonesa vegana, o veganesa (muy fácil de hacer si no teneis, pincha aqui, hace falta aceite de girasol, leche de soja, sal, limón y ajo)

- Sal

Preparación:

Cocer las verduras congeladas con un poco de sal. Mientras, trocear los pimientos rojos, y si hay tiempo, también las aceitunas sin hueso, para mezclar bien los sabores.
Cuando estén listas las verduras, se escurren, se enfrían un poco con agua fría y se mezclan con las aceitunas, los pimientos y el maíz. Después se añade la mayonesa vegana y se revuelve todo. Se corrige de sal y se mete en el frigo el tiempo suficiente para que quede fresquita.

Para decorarla y que quede más mona, se le ponen por encima unas tiras de pimiento y unas aceitunitas. Y ya está, lista.

Es muy fácil de hacer, sobre todo cuando los ingredientes son de lata (jejeje), aunque recomiendo hacerlo todo en casa, aunque no me aplique el cuento...

Que aproveche!

Cocina VEGANA como te dé la gana (tortilla de espárragos)

Bueno! Ya era hora de poner un post en este apartado, que lo tenía abandonaíto...

Es la primera vez que hago una tortilla en mi vida (menos tortillas francesas, y de eso hace ya mucho), siempre que lo he intentado, he acabado haciendo un revuelto, una pena. Esta vez ha sido un éxito.

¿Se puede hacer una tortilla sin huevo? Pues sorprendentemente, si. El huevo no es más que un aglutinante que une los ingredientes de la tortilla, y esta función la pueden hacer otras sustancias, como la harina de garbanzo.

La harina de garbanzo se puede comprar o podeis hacerla en casa, si teneis algún aparato como la "Thermomix", se trata sólamente de garbanzos crudos molidos. Esto, se mezcla con agua y se forma una textura similar a la del huevo. Es un puntazo.

Al lío.

TORTILLA DE ESPÁRRAGOS (y patatas)

Ingredientes:

- Una cebolla
- Un manojo de espárragos
- Dos o tres patatas
- Harina de garbanzo
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación:

Pelar y cortar las patatas para tortilla (ya sabeis, como láminas cuadradas), y freírlas.

Mientras, picar la cebolla y sofreírla en una sartén con un poco de aceite. Añadir cuando ésta se vuelva transparente, los espágarragos cortados en trocitos (yo los hice como de 1 cm, allá cada uno). Moverlos mientras se están haciendo, tarda unos minutos, y cómo yo soy un desastre, no os puedo decir cuanto tiempo, id probando hasta que se hagan...

Cuando estén listos los espárragos, la cebolla y las patatas, se prepara la mezcla de la harina de garbanzo y agua. Para esta tortilla he usado 4 cucharadas grandes de harina y he ido añadiendo agua hasta que parecía huevo batido. Por cierto, me serví de la batidora para que estuviera más homogénea.

Se mezclan en un bol todos los ingredientes, espárragos, patatas, cebolla y la mezcla de harina, y se mueven un poco para que se liguen mejor. Se añade la sal, al gusto del cocinero (a nosotros nos quedó un poco corta de sal)

En una sartén se ponen 2 cucharadas de aceite y se calienta. Volcar con cuidado el bol, y con una cuchara de palo, aplanar la superficie.

El garbanzo tarda más en hacerse que el huevo, no vayais con prisas.

De vez en cuando, coged la sartén por el mango y agitad un poco, para que no se pegue, tardará unos minutos antes de que se pueda voltear.

La parte de la vuelta es la más divertida, yo necesité ayuda. Se puede hacer con un plato o con la tapadera misma de la sartén. Cuidadito, no os quemeis.

Dejar unos minutos más, para que se haga la parte de abajo, ya sin tapadera. Tarda todo unos 13 o 15 minutos.

Y ya está! Listo para servir!. Espero que os salga bien si os animais a hacerla, si no, ya sabeis, un revuelto...

Cocina VEGANA como te dé la gana!!! (brócoli al romesco)

Bueno, hoy me he sacado una receta de la manga, que como me ha gustado tanto, no he podido evitar echarle una fotillo y colgarla en el blog. Además es muy fácil de hacer, la cosa es tener la salsa romesco, que aún no sé hacerla. Os dejo una foto bien grande del tarro, haciéndole publicidad gratuita a la empresa, ya de paso..

Bueno, esta salsa es MARAVILLOSA, yo la descubrí aquí en Barcelona. Creo que es muy parecida a la que se come con los calçolts (que aún no he probado, por cierto). Acompaña muy bien a las verduras que tienen un sabor un poco neutro, como las patatas, la col... (a mi me gusta tomarla con tiras de zanahoria fresca, así en plan "picoteo"). Yo soy tan friki de esta salsa, que la podría acompañar casi con cualquier cosa, jajaja.

Al lío. La receta del día

BRÓCOLI AL ROMESCO

Ingredientes:
- Brócoli (una pieza mediana)
- Pimiento asado (de bote, para acabar antes)
- Dos dientes de ajo
- Una rebanada de tofu
- Veganesa (la mayonesa vegana, si no se tiene en casa, se hace muy fácil, pincha aqui)
- Salsa Romesco
- Aceite
- Sal

Preparación:
Cocer el brócoli al vapor (yo siempre lo hago así, una vez lo herví en agua y se deshicieron las hojitas verdes que tiene en la cabeza el brócoli)
Picar el ajo y la rebanadita de tofu en cuadraditos.

En una sartén, poner aceite y sofreir el ajo con el tofu. Cuando empiecen a ponerse dorados, añadir el pimiento picado en trozos medianos y el brócoli. Darle unas vueltas y darle un punto de sal (al gusto).

Para la salsa mezclar una cucharada de salsa romesco con dos de veganesa. Para este plato es mejor suavizar el sabor del romesco, que si no, invadiría por completo el sabor de los demás ingredientes, al echar tanta cantidad. Además, es que está muy buena.

Servir el brócoli con la salsa por encima, y que aproveche!!

COCINA VEGANA COMO TE DÉ LA GANA !! (Soja verde con tomate y tomillo)

Se abre un nuevo apartado en el blog!! alegría!!

Como me entusiasma tanto cocinar vegano, he decidido incluir de vez en cuando, las recetas que más me gustan, las que más cocino y los descubrimientos culinarios veganos que me vayan surgiendo. ¿Qué os parece? Sea cual sea la respuesta, es lo que hay, jajaja. ¡Qué emoción!

No pretendo hacerle le competencia a "el delantal verde", que se le lo recomiendo encarecidamente a todo el que esté leyendo esto. Yo seré menos cuidadosa en la presentación y en la redacción de recetas (lo de las cantidades exactas de cada ingrediente, me mata, por ejemplo, lo mío es hacerlo "a ojo", de manera intuitiva, variando las cosas según las vaya viendo, u oliendo... es más arriesgado, pero no me entra de otra manera) Haré lo que pueda, de todas formas.

La receta de hoy: Soja verde con tomate y tomillo

Tenía desde navidades un paquete de soja verde, cerradito, esperando su oportunidad, que no me he atrevido a preparar, por resultarme una "legumbre exótica", jajaja (aunque ahora la veo por todos lados, hasta en el Mercadona de mi calle). Hoy ha sido el día y ha sido un éxito! yuju! Tengo testigos que lo confirman (mis compañeros de piso), que les ha gustado mucho. Además es que la elaboración es una chorrada, se hace muy fácilmente.

La he cocinado en mi olla rápida (mi primera olla, mía propia!!), que es un milagro de la tecnología y estoy enamorada de ella. El tiempo de cocción adecuado para una olla tradicional, lo desconozco. Pero es el mismo tiempo que unas lentejas o unas habichuelas, como cualquier legumbre.

Ingredientes:

- Soja verde (una taza de café por comensal, digo yo)
- 1 cebolla (grande o mediana, depende de para cuánta gente lo prepareis)
- 2 o 3 dientes de ajo (otra vez, depende)
- 1 Lata mediana de tomate triturado
- Tomillo (no hace falta que sea en rama, como en la receta original, hay tarritos de especias en todos los supermercados)
- Sal
- Laurel (opcional, la receta original lo incluía, yo no tenía y está muy bueno también)
- Perejil fresco
- Aceite de oliva

La noche de antes, hay que dejar la soja en remojo, como las lentejas de toda la vida.

Echa aceite en la olla, hasta cubrir el fondo (unas 6 cucharas, no sé), y añade, a fuego medio-bajo, los ajos enteros (pero con un corte profundo) y la cebolla picada en trocitos pequeños. Sofreir moviendolo, para evitar que se queme hasta que veas que la cebolla empiece a ponerse transparente (da un olor muy rico), y añade el tomate triturado. Dejarlo un ratito (no mucho, que normalmente vamos con prisas), que se caliente y empiece a hacerse. Añade ahora la soja y agua (¿Cantidad? Pues dos vasos o tres, no sé, como unas lentejas!). Despúes echa el laurel, sal y tomillo al gusto. Remuévelo todo para que se mezcle bien, tápalo y déjalo a fuego fuerte. Cuando la válvula de la olla avise, hay que bajar un poco el fuego, y esperar los minutos necesarios (esto depende de la olla, la mía hace las legumbres en 8 min, la de mi madre creo que entre 12 y 15 min, por ejemplo)

Se sirve caliente, con perejil picadito.

Espero que lo cocineis y os guste tanto como a mi. El tomillo le da un puntazo al plato, que rico. Un saludo!